Aída Valdepeña

Ciudad de México. Poeta. Su obra se incluye en diversas antologías de México, Sudamérica y Europa. Galardonada con Mención de Honor en el Premio Interamericano de Poesía Jóvenes Creadores, Sinaloa 2007, por su poemario: Universo de Náufragos.

Parte de su obra se ha traducido al inglés, ruso, italiano, francés y portugués, y se publica en medios impresos y electrónicos de México, Perú, Venezuela, Estados Unidos, España, Italia, Rusia, entre otros.

Algunos de sus poemas forman parte del acervo de bibliotecas públicas de Cuba y Dinamarca, así como de programas formativos en la asignatura de español para daneses.

Ha participado en Congresos y Encuentros de Literatura. Directora de Festivales Artístico/literarios y Coordinadora de Talleres de Creación. Su más reciente libro: A Contracorriente, presentado en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería de la Ciudad de México, mereció un reportaje en el programa: “Morelos en la Hora Nacional”.

Traducida al italiano por el Centro Cultural Tina Modotti, así como por la Revista Margutte.  Recientemente mencionaron su obra en: Crítica, Revista Latinoamericana de Ensayo.

Fragmento de su obra

A IMITACIÓN DE UN ROBLE

Mira

te está creciendo un árbol en el pecho.

Todavía tiene las raíces blandas,

quiere alcanzar el aire de tus ojos,

está buscando tierra entre tus manos

para agrandar sus ramas.

 

Pronto le nacerá musgo,

vendrán  las flores, las aves, las abejas.

Vas a darnos fruta cuando nos sonrías

sombra cuando nos abraces.

De tu voz saldrán semillas

habrá ¡por fin! bullicio en este suelo árido

habrá nidos y pájaros naciendo.

Te está madurando un árbol en el pecho

¿Eran por eso las flores en tu piel?

 

EL ÁRBOL DE LAS VOCES

Las aves y las hojas son de la misma especie

comparten la misma médula

nacen del mismo árbol.

Las aves y las hojas hablan el mismo idioma,

por eso encontramos nidos en las fuentes

y a la orilla del río

por eso también es que cuando las hojas caen

tienen, a ras de suelo, un vuelo similar

a la parvada que emigra hacia otras tierras.

 

TIEMPOS

 En tu cuerpo hubo un río

lo sé

por las pequeñas plantas

que aparecen de pronto entre tu almohada

porque al tocarte

mis manos se humedecen

y si miro tu pecho me refleja.

 

En tu cuerpo hubo un río

lo delata el amor que te tienen los peces

los árboles se alargan para oírte

la brisa moja cuando tú sonríes

y al abrazarte

hay un descanso fresco

que dura lo que el agua de lluvia.

 

SIBERIA

Quiero decirte, Salmón,

que la ciudad se recorre río arriba

a contracorriente y boca abajo.

Tú piensas que no hay más río que el propio río

y yo quiero decirte, Salmón,

que dentro de esta tempestad

hay silencios que saben a agua dulce

y que nuestras palabras

son sombras de voz a orillas del océano.

Quisiera hablarte, Salmón

del sabor que el sol le deja al agua

y gobernar las rocas que rozan nuestro vientre.

 

INCERTIDUMBRE

En el mundo debe haber un lugar donde haya arena de colores

Pero tengo mis dudas

Un lugar donde el agua corra paralela a la sed

Pero tengo mis dudas

Un sitio donde sea obligatorio enlazar las manos

Pero tengo mis dudas

Un lugar, un sencillo lugar, donde gritar sea obligatorio

Pero tengo mis dudas

Un lugar donde se puedan esclarecer todas las dudas

Sin duda hay un lugar así, sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *