Beatriz Pérez Pereda/Entrevista

Platicamos con la poeta mexicana Beatriz Pérez Pereda, quien ha obtenido varios premios nacionales de poesía.

1.- Las preguntas que le hago a todas las escritoras, ¿por qué escribir? ¿Cuándo comenzaste a escribir?

Dice Wislawa Szymborska en su poema Posibilidades: Prefiero lo ridículo de escribir poemas, a lo ridículo de no escribirlos… me ocurre algo parecido, es decir, escribo porque me parece imposible no hacerlo. Más allá del eterno debate entre si el escritor nace o se hace, desde adolescente, quizá desde niña, descubrí en la literatura una vocación profunda, que me ha acompañado toda mi vida, y que ha sido un factor importante, vital, en la conformación de mi personalidad y de todas mis creencias. La literatura, el oficio de escribir, integra parte esencial de la definición de quién soy.

Empecé a escribir en la adolescencia, a la edad de 15 años, cuando entré al bachillerato, me inscribí en mi primer taller literario que impartían como actividad extra curricular en la escuela.

2.En “Teoría sobre las aves” todo gira en torno a los pájaros, ¿crees que la poesía es un pájaro? ¿por qué?

La poesía es muchísimas cosas, entre ellas también un pájaro. La imagen se adapta bien ya que la creación poética es uno de los ejercicios más bellos de la libertad. Frente a la hoja en blanco tenemos mil posibilidades.

3.- Un tema recurrente en “Teoría sobre las aves” son los hospitales y el dolor que en ellos se experimenta, ¿por qué plasmar un tema así en tu poesía?

Para mí la poesía está ligada a la experiencia personal, a la experiencia de vida. Los temas de la literatura, de la poesía, giran en torno a las emociones universales, ha sido así desde siempre. En Teoría sobre las aves quise hablar del amor y la muerte, del duelo, y de episodios tan cotidianos como los momentos de pérdida por los que atraviesan muchas personas en los hospitales, porque la poesía está hecha de eso, de lo que tenemos y nos hace felices y de su irremediable ausencia.

4.- ¿Qué poema de Teoría sobre las aves es tu favorito ?

Este poema:

El antónimo de la palabra pájaro es jaula

En la naturaleza habitual de las cosas

si es que hay cosas cuya naturaleza habitual es constante

inmutable

la jaula y su engañosa estética de lo cerrado

de lo que contiene

de lo que se guarda

como los secretos entre pecho y garganta

sería la enemiga natural de las aves

 

A su vez la jaula sería sinónimo de la palabra amor

ambas sirven para encerrar lo bello en su centro

dar aparente seguridad a cambio de una muerte invisible

 

Las jaulas tienen la capacidad de mutar el espacio

de convertir la soledad y el tiempo en una curva angustiante

 

Ellas se piensan más listas que los pájaros

Ellos han aprendido a temer sobriamente a las jaulas

porque la historia de las alas se escribió junto a la de los barrotes

ambas agradecen que la otredad delimite sus formas

 

En las lecciones de canto los pájaros aprenden a sobrevivir

saben que de caer en cautiverio deberán volar hacia dentro

llevar el canto en partituras secretas

dormir en un pie

como a veces hay que vivir sostenido de un sólo sueño

 

Por eso no podemos pensar en un pájaro sin imaginar una jaula

como al asomarse a un pozo existe el deseo de constatar

con nuestra propia sangre el fondo

o como al dar el pecho a una ola

el fugaz

pero irresistible impulso

de no querer volver a respirar

nunca

5.- Hablando un poco de los obstáculos a los que nos enfrentamos las escritoras mexicanas, ¿qué factores crees que nos impidan volar como autoras y difundir nuestra obra como debería ser?

Dos principalmente, el primero tiene que ver con el orden social, donde aún imperan privilegios en el mundo que no son equitativos con las mujeres y que nos condicionan a en muchos, muchos caso aún, a no poder aspirar a una educación formal, no contar con seguridad social y apoyo para el cuidado de los hijos, empleos con disparidad de sueldos, y otras circunstancias que impiden o roban tiempo para actividades relacionadas con la creación y el arte, es decir, las mujeres siempre estamos “robando” tiempo a otras actividades como es el caso de escribir o realizar la promoción de nuestro trabajo, por lo que plataformas como ésta y ejercicios de sororidad, son necesarios para apoyarnos entre nosotras, con esfuerzos organizados y bien dirigidos para que nuestra voz tenga mayor presencia.

Y por otra parte el compromiso, o la asunción del título de escritoras, poetas, artistas; he notado que muchas mujeres talentosísimas sienten algo como pena o culpa de asumirse como tal, claro, esto obedece a muchos factores sociales, históricos, etc; pero creo que en la medida que nos asumamos con dedicación y orgullo como creadoras, defenderemos más nuestro trabajo y lograremos el respeto de los demás.

Seguro hay más obstáculos, arriba enumeré los que veo o vivo desde mi contexto, pero pienso en las escritoras en lenguas originarias, por ejemplo, que afrontan muchas más dificultades, discriminación, desplazamiento, pobreza extrema, etc. Sin lugar a dudas, las mujeres dedicadas al arte asumen riesgos diarios, la lucha y resistencia de cada una de ella es esencial para la historia de la literatura escrita por mujeres.

6.- Has ganado el Premio Nacional de Poesía Rosario Castellanos, el Premio Tabasco de Poesía José Carlos Becerra, los Juegos Florales Nacionales de Toluca y el Premio Nacional de Poesía Amado Nervo. Cuéntanos un poco sobre las obras con las que obtuviste estos galardones.

Obtener reconocimientos o premios, desde mi postura, es mitad trabajo, mitad azar. Es mitad trabajo porque para concursar hay que tener una obra, y eso significa disciplina y trabajo; y es mitad azar porque entre tantos trabajos de tantos buenos escritores, creo que la suerte o el azar juega un papel importante, es decir, el jurado, en su definición irreductible es un lector, y como en todos los lectores hay una infinidad de gustos. Me siento afortunada de los reconocimientos que he recibido, participo en concursos porque representan una posibilidad de ver publicados mis libros, ya que la mayoría de los certámenes incluyen la publicación; cada premio es especial en mi historia de vida y cada libro representó una búsqueda y un instante particular.

7.-¿Cuál es el papel de la poesía en un mundo en el que no hay tiempo para respirar?

Dar una pausa, revalorizar el papel y la importancia del silencio y de la introspección, del ocio y del derecho a la imaginación, a la creación y el  sustento de mundos interiores. Actualmente las personas no saben tener momentos de soledad, de ocio, de silencio, por eso creo aún hay muchas quejas de que leer poesía es difícil, que no se concentran, que se distraen con facilidad de la lectura. Nos han vendido que tenemos que estar haciendo cosas siempre, y sobre todo  haciendo cosas “productivas”. En ese orden de ideas, la poesía es una rebelde, que nos recuerda que precisamente todas las cosas antes enumeradas, son esenciales para descubrir quiénes somos e intentar dar un sentido a nuestro paso por el mundo.  En mi particular universo, la poesía representa todo eso, a mí la poesía me hace feliz y es mi escape del ruido del mundo.

8.- ¿Por qué poesía? ¿Has intentado escribir otros géneros?

No sabría explicar de manera “racional” está pregunta, la poesía surgió en mí como algo natural, como una voz propia, como una forma de ser y entender el mundo. Tendría que decir, a riesgo de caer en un lugar común, que la poesía me eligió a mí. He escrito algunos cuentos, sin embargo el registro que mi voz escoge mayormente es el poema.

9.- ¿Cuáles son las características de un buen poema?

Esa es una pregunta que contestaré como lectora y no como poeta: un buen poema para mí es aquel que despierta o hace contacto con alguna emoción, el poema que no me deja indiferente, que me revela “algo”. En ese sentido, debe ser un poema escrito con verdad, que necesitaba existir.

10.- Recomiéndanos a tres poetas mexicanas contemporáneas.

Citar a tres entre las muchas termina siendo un asunto de afinidad, desde ese punto, me gustaría recomendarle al público de EscritorasMx que busquen los poemas de Adriana Ventura, poeta de Guerrero; Daniela Camacho, poeta de Sinaloa; y Mikeas Sánchez, poeta chiapaneca de origen zoque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *