Marcela Fonseca/Entrevista

Conversamos con la escritora Marcela Fonseca, quien ha incursionado en el género infantil con el libro Los niños y la gran pared invisible”.

1.- La pregunta que le hago a todas mis entrevistadas. ¿Por qué escribir?

Escribir para mi siempre ha sido una forma de vida. Nunca me he preguntado el porqué ni el para qué, pero siempre ha sido la forma en la que yo he logrado expresar lo que siento, relacionarme con el mundo exterior. Desde muy chica empecé a escribir en mis diarios y ahí volcaba todo lo que sentía, lo que me había pasado en el día mezclado con alguna anécdota divertida o triste de algo que había pasado en la escuela o con alguna de las amigas. Después ya siendo adolescente se fue incorporando naturalmente el elemento del primer amor, los primeros sentimientos correspondidos o no correspondidos. Lo encontraba muy reconfortante. Escribir fue y ha sido siempre mi forma de mantenerme en contacto tanto conmigo misma como con el resto del mundo. Mi pasión y mi válvula de escape al mismo tiempo.

2.-¿Cómo comenzaste a escribir?

Empecé curiosamente escribiendo canciones, pues cantar siempre fue otro de mis pasatiempos favoritos. La música siempre ha sido algo que me fascina y qué mejor que unir las dos cosas que más me gustaban. Comencé por cambiarle la letra a canciones que ya existían, y luego empecé a inventar las mías propias completas con música y letra, mismas que cantaba acompañándome al piano. Siendo la más chica de cuatro hermanos y con una distancia entre yo y el que me sigue de casi ocho años mi infancia fue muy independiente porque no tenía con quien jugar, pues mis hermanos ya eran mucho más grandes que yo. Entonces para entretenerme siempre estaba leyendo o escribiendo algo. Mis “domingos” me los gastaba en libros en vez de comprar algún juguete. Y siempre documentaba todo para que no se me olvidara. Tenía unas libretitas que mi mamá me compraba, que eran más bien como blocks de taquigrafía y ahí escribía todo lo que se me iba ocurriendo.

3.- Perdiste a una hermana en el terremoto del 85, ¿esto cómo influyó en tu escritura?

Así es, perdí a mi hermana mayor en el terremoto del 85. Esto para mi fue devastador, yo tenía 14 años y apenas estaba empezando a definir quién era en esta vida. Si de por si la adolescencia es complicada, imagínate cómo se vino a complicar la mía. Fue una pérdida enorme pues a pesar de llevarme 12 años, ella y yo teníamos una relación cercanísima, yo la admiraba y la quería mucho. Creo que definitivamente una tragedia así influye en tu forma de percibir al mundo y por lo tanto de expresar tus sentimientos. Pienso que el haber estado en contacto directo con una pérdida de esta magnitud y en estas particulares circunstancias me volvió mucho más sensible al dolor tanto propio como ajeno, porque ademas de sufrir yo, veía también sufrir a mis papás y a mis hermanos. Y sentía el dolor de tantas familias que habían perdido a algún ser querido. Esta experiencia me dio más herramientas al momento de describir sentimientos de dolor o de enojo, pienso que como escritor el vivir en carne propia este tipo de sentimientos facilita su descripción porque ya no es cuestión solo de “imaginar lo que se siente” sino de poner en palabras aquellos sentimientos que uno ya conoce tan bien.

4.- Tienes una niña con Síndrome de Down y esto te llevó a escribir tu primer libro de cuento “Los niños y la gran pared invisible”, cuéntanos un poco sobre lo que trata.

El tener un hijo con necesidades especiales, en este caso mi niña con Síndrome de Down, es al mismo tiempo el reto más grande que he tenido en mi vida y el premio más hermoso que he recibido sin haberlo yo pedido. Cuando nació mi hija, no te voy a mentir, el digerir la noticia no fue nada fácil. Era un mundo completamente desconocido para nosotros, especialmente porque no sabíamos absolutamente nada del Síndrome de Down. Y te tienes que poner las pilas. Y te tienes que poner a leer de qué trata porque a partir de ahora, así va a ser tu vida y la de tu familia. Y conforme van pasando los días y los meses y los años, te das cuenta de que no pasa nada. Y de que tu hija es un ser maravilloso lleno de amor y de una luz increíble que ha traído una alegría y un gozo a tu vida que jamás hubieras imaginado. Eso es lo que quiero transmitir en el cuento, quiero explicarle a la gente que los niños con necesidades especiales antes que cualquier otra cosa son niños y que son más las cosas que tienen en común con los demás niños que sus diferencias. Pienso que es importantísimo sensibilizar a nuestra sociedad sobre la importancia de tratar a todos los niños como iguales, sin diferenciarlos o etiquetarlos con base en diferencias. Todos somos diferentes y eso es lo que nos hace complementarnos y es lo que nos hace valiosos. Pero al mismo tiempo todos somos iguales y ningún ser humano vale más que otro. Hay que romper las barreras que separan o segregan, los niños por naturaleza no perciben estas diferencias como algo negativo, somos los adultos los que sembramos en ellos la duda y la discriminación con nuestros prejuicios. La gente casi siempre le teme a lo que no conoce y en nuestra sociedad lamentablemente existe una ignorancia y una desinformación muy grandes sobre el tema. Creo que nos toca a nosotros como papás de niños con discapacidad el poner nuestro granito de arena y tratar de allanarle el camino a las nuevas generaciones.

5.- El cuento está lleno de valores, ¿cómo ensañar valores a los niños a través de otros medios que no sea la literatura?

Los valores se transmiten a través de un buen ejemplo. Si un niño ve que sus padres se comportan de una determinada manera, lo más probable es que él imitará estos comportamientos. Por eso se me hace tan importante que un cuento como el que escribí sea leído por los niños pero también por sus padres. Así el niño aprenderá los valores a través de la lectura pero también a través del comportamiento de sus padres y de sus maestros y de cualquier adulto que considere como un modelo a seguir. De ahí la importancia de una integración al momento de educarlos, si los niños crecen asistiendo a un aula escolar en donde conviven con niños que tienen distintas discapacidades aprenderán a verlos como algo normal y esto fomentará en ellos una empatía y una nobleza de corazón enormes. Puedo decirte sin temor a equivocarme que es incluso mayor el beneficio que reciben en un aula integrada los niños regulares (es decir aquellos que no tienen ninguna discapacidad), que los niños con discapacidad.

6.- ¿Crees que la literatura puede concientizarnos sobre las problemáticas del mundo, hacernos sensibles a los otros?

Si lo creo. Pienso que muchos de los problemas actuales son causados por la desinformación, la ignorancia y la apatía. La gente que no lee, que no se informa, que no siente curiosidad por nada y se encierra en su propio mundo no puede desarrollar una capacidad de convivencia elevada. En el mundo cibernético de hoy en día la gente opina sobre todo tipo de cosas sin estar realmente informado sobre los temas de los cuales está opinando y esto crea muchos problemas. Siempre he pensado que la información es poder. Es una herramienta indispensable y fundamental para la vida, así como la literatura es un alimento esencial para la mente y para el alma.

7.- En tus publicaciones en Face e Instagram hay mucha esperanza pero también mucho amor desgarrado, ¿por qué escoger estos dos temas?

Siempre me he considerado una persona optimista. Creo que a pesar de haber pasado por pruebas difíciles en mi vida, siempre le he buscado el lado bueno a las cosas para tratar de salir adelante y eso me ha ayudado mucho. Le doy un alto valor a la amistad y a la lealtad. En cuanto al amor desgarrado, yo creo que es un tema con el que todos nos identificamos en algún momento de nuestra vida. Todos hemos tenido algún amor no correspondido, alguna mala relación o alguna ruptura de las que duelen toda la vida, especialmente porque cuando los ciclos no se cierran de manera correcta, no llegan a sanar del todo. Y todos, lo queramos o no, somos producto de la combinación de todos estos sentimientos que moldean y dan vida a la persona en la que finalmente nos convertimos. Todos traemos por decirlo de alguna manera, cierto bagaje emocional. Yo me considero muy afortunada en el amor pues al final del día me casé con un hombre maravilloso al que adoro y del que no puedo más que decir cosas buenas, que me ha apoyado siempre y en todo. Por eso también me gusta escribir sobre el amor correspondido, sobre la esperanza y sobre los sueños, porque creo que un ser humano que no sueña, que no aspira a algo más, se está perdiendo la mejor parte de su vida. Me gusta que le gente que me lee se identifique con los sentimientos que estoy expresando, y creo que estos son temas recurrentes para todo ser humano.

8.- Estás escribiendo tu primera novela. Cuéntanos un poco de qué se trata.

Estoy escribiendo mi primera novela, a grandes rasgos es la historia de una familia que se desarrolla a lo largo de varias décadas comenzando en los primeros años del siglo XX en un México convulsionado por la revolución y que posteriormente también es tocada por algunos de los efectos que tuvo la Guerra Civil española tanto en España como en México. Algunos de los temas principales que abordo son la búsqueda de la propia identidad, de las raíces, el eterno forcejeo entre el ser y el deber ser y entre el bien y el mal así como las consecuencias que tiene la toma de decisiones en uno u otro sentido, entre otros. También es una historia de amor, del no correspondido y del que finalmente si lo es y de lealtad. De la odiosa necesidad universal de guardar las apariencias, de la culpa y de los códigos no escritos de comportamiento. Hay algo de secretos y de intrigas también. Espero terminarla muy pronto y que les guste leerla tanto como a mi me está gustando escribirla.

9.- Recomiéndanos tres libros de escritoras mexicanas

Uff, ahora si me la pusiste difícil. Me gustaría recomendarles uno de mis favoritos de todos los tiempos que es “Mal de Amores” de Ángeles Mastretta. También “En Adioses te veas” de Fernanda MacGregor, quien es muy amiga mía. Por último, actualmente estoy leyendo “Después del Invierno” de Guadalupe Nettel, aunque todavía no lo termino me está gustando mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *