Margo Glantz habla sobre “Apariciones”

Por Lorena Rojas

“A pesar de que las mujeres escriben mucho −y siempre lo han hecho−, sobre el erotismo y el cuerpo, esto es algo que sigue causando sorpresa, por eso al principio muchas debían usar seudónimos y, aún hoy, la escritura donde el erotismo es algo explícito sigue siendo poco acogida”, dijo ayer  la escritora mexicana Margo Glantz  en la Universidad del Claustro de Sor Juana, durante la charla sobre su libro Apariciones.

Apariciones, publicado por primera vez en 1996 y reeditado en 2002 (Alfaguara/Claustro de Sor Juana), es una novela breve pero muy profunda, en la que se exploran las distintas manifestaciones del erotismo, la sensualidad y el amor. El cuerpo es un tema esencial para la narración, por lo que en el proceso de creación de sus personajes tuvo que tomar en cuenta todos sus estudios anteriores sobre las vidas de las monjas y sus experiencias místicas, para así reproducir su trabajo corporal y poder plasmar su relación con sus cuerpos, el placer y el dolor.

“En el caso de las monjas, el cuerpo debe censurarse, auto-flagelarse para ‘desaparecer’. Cuando escribía sobre esto, notaba que era imposible desaparecer el cuerpo, cada vez se hacía más presente”.

Por otro lado, la novela contrapone a las experiencias monásticas el amor carnal de las parejas que se permiten usar el deseo y el cuerpo para el placer, no para destruirlo;  “el placer negativo de la tortura para ser santa, y el de una pareja que trataba al cuerpo como cuerpo, aunque también torturándolo de cierta manera. Lo que a mí me interesaba era mostrar cómo en el amor místico y en el amor carnal se da ese mismo tipo de sumisión, aunque la persona en sí misma, la que se somete, no sea sumisa realmente”, comentó Glantz.

Sobre su proceso creativo, Glantz habló de cómo las cosas van surgiendo a medida en que se escribe y ella siempre lo ha hecho de forma fragmentaria; manifestó la importancia de cuestionar la absoluta devoción al texto aristotélico en la medida en que éste desdeña al fragmentario.

Margo Glantz reconoció la influencia que tienen otros autores en ella: “es mi autobiografía también la cantidad de textos que he leído. Bataille es muy importante, un personaje que estaba marginado del canon, y a mí por eso más interesaba. Uno confiesa sus influencias y las adora”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *