Nuestra antología en la FIL Guadalajara

El pasado domingo 2 de diciembre se presentó la Primera Antología de Escritoras Mexicanas en el marco de la FIL Guadalajara. Posteriormente, en el stand de Chiapas se hizo la entrega de reconocimiento a 17 de las 25 ganadoras que estuvieron presentes.

Reproducimos el agradecimiento que nuestra editora, Cristina Liceaga, dio a cada una de las ganadoras presentes ese día.

Gracias Sofía Alvarado por llevarnos al ambiente tétrico de La CasaDiana Campos, gracias por tu texto en el que muestras que la fidelidad y el amor va mucho más allá de la muerte y puede tomar tintes inesperados. Julia Cuéllar, gracias por hacernos reír tanto con Renatoooooo y sus sueños de ser luchador.

María Elena Espinosa, felicidades por darle un ángulo nuevo a un tema del que se ha escrito tantas veces. Alejandra Franco, gracias por Noches y esa relación que describes entre un abuelo y su nieta, con su final no feliz y las consecuencias de este en la vida de la protagonista.

Aída López, gracias por tu cuento Allanamiento, con esos toques de Amparo Dávila y Córtazar que hacen que el lector se sienta asfixiado y perseguido. Marcela López, tu Beto Schmidhuber es un hermoso homenaje a los días de la infancia cuya felicidad se ve trastocada de pronto.

Rosario Martínez, Así nomás es una bella historia de amor entre dos personas maduras, que tal vez ya habían perdido toda esperanza.

Fabiola Morales, gracias por Desierto, que en estas épocas de migrantes, nos recuerda los motivos para emigrar, que los migrantes no son delincuentes, y que muchas veces deben tomar decisiones arriesgadas y difíciles para salir de su país.

Estefanía Parra y Jessica Robles, gracias por mostrarnos en sus cuentos  La aventura de un pasajero y Ceder, lo que pasa en el transporte público de la Ciudad de México.

Catalina Romero, felicidades por la historia de ese Pinche perro que asusta hasta los extorsionadores.

Ana Edith Sánchez, gracias por esa historia de cotidianidad que nos muestra el hartazgo hacia lo cotidiano y la vida que sufren muchas personas.

Angélica Sánchez, Lavanda es una historia entrañable y hermosa sobre la muerte.

Claudia Solórzano, gracias por revivir las viejas leyendas de nuestro pueblo en tu cuento Tierra quemada.

Elsa D Solórzano, gracias por retratar, en tu cuento Números romanos, la vida de las personas de más de cincuenta años.

Por último, gracias a Gisela Woolrich por Camelia, un retrato de la maternidad que tal vez en el futuro se haga realidad.

 

Puedes ver fotos y videos de ese día en nuestras redes sociales: Twitter@escritorasmx_, y en Facebook EscritorasMx

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *